EL MAESTRO Y EL ROBOT. ASPECTO LÚDICO DE LA ENSEÑANZA

Ficha: cerrar
foto de la ficha
EL MAESTRO Y EL ROBOT. ASPECTO LÚDICO DE LA ENSEÑANZA
García-Giralda Bueno, Mª L
Cuadernos de Pedagogía, nº 317, octubre de 2002
ISSN: 0210-0630
En Lecturas para Fecundar el Futuro
CD-ROM CISSPRAXIS S.A. D.L.: SS-1303/01


Cuadernos de Pedagogía


Propuesta didáctica sobre el libro titulado El maestro y el robot, de José Antonio del Cañizo.



DATOS BIBLIOGRÁFICOS
Autor: José Antonio del Cañizo
Título: El maestro y el robot
Edición: Ediciones S.M., 1983
Colección: El Barco De Vapor
Materias: La enseñanza. La ecología. La emigración
Edad: A partir de 12 años

SÍNTESIS ARGUMENTAL
La acción transcurre en Villalmendruco de Todo lo Alto, un pueblo andaluz bastante peculiar, donde solo viven niños y ancianos, ya que la generación intermedia tuvo que emigrar en busca de trabajo. El autor describe la vida de este pueblecito tranquilo, pequeño, perdido en una montaña, donde los niños reciben de su maestro un verdadero ejemplo de educación humanista.
Un día, a don Nicomedes le llega una carta anunciando la próxima construcción de una gran escuela piloto, dotada con los mayores adelantos. El maestro cree que ha llegado la hora de tener a su alcance lo mejor para educar a sus alumnos, pero el resultado es muy distinto. Este hecho extraordinario, la HALEHOP -Hiperescuela Astronáutica Localizable de Enseñanza con Holovisión Óptica Pistonuda-, consiste en una experiencia dirigida por un fascinante maestro-robot cuyo objetivo es formar a la sociedad perfecta del año 2000.
Paralelamente al tema de la enseñanza destaca el de la pérdida de la identidad individual. Los ciudadanos, invadidos por un proceso de robotización, van perdiendo poco a poco la sensibilidad, la creatividad, los sentimientos..., hasta que un día, por fin, pueden reaccionar y librarse de la deshumanización. Gracias a Cosme, el mudo del pueblo; Jacobo, un soñador; Elisa, la peluquera; y el viejo maestro, a punto de jubilarse; se descubre que realmente todo el complot lo han fraguado unos extraterrestres que intentaban apoderarse de la Tierra.

VALORACIÓN CRÍTICA
Esta obra resultó ganadora en 1982 del Tercer Premio en el Concurso Gran Angular, otorgado por la Fundación Santa María. En1984 figuró en Lista de Honor del Premio C.C.E.I. Más tarde, en 1995, también se editó en El Círculo de Lectores.
Ilustrado por Arcadio Lobato, el texto se podría dividir en tres partes. La primera, donde el narrador cuenta la historia del pueblo; en la segunda, la rutina y el sosiego del pueblo se ven alterados por la apresurada construcción de una escuela supermoderna e incomprensible y la sustitución del viejo maestro por un flamante robot. Durante la tercera, se descubre el complot a escala planetaria y demás. Con estas páginas fantásticas, basadas en la ciencia-ficción, el autor pone de manifiesto una cruel realidad: la deshumanización del mundo y la creación de una sociedad basada en la productividad. Cañizo presenta una historia de gran belleza donde, entre otras cosas, se cuestiona la libertad del hombre. Un libro sorprendente que ejerce gran atractivo en los lectores, tanto adolescentes como adultos. Merecedor de una Placa de Plata al superar los 100.000 ejemplares vendidos en 1990. Actualmente van 22 ediciones, con más de 250.000 ejemplares, y está traducido al italiano y al turco.
La forma de expresión que el escritor utiliza en esta novela es dinámica, envolvente, bien seleccionada, con diálogos oportunos en pos de la fluidez. Un lenguaje que además de ágil y ameno, resulta vivo y coloquial, elemento que sirve para sensibilizar al niño y despertar una gran inquietud, algo que el mismo autor denomina Afantasía comprometida con los problemas actuales.
Como resultado, una narración divertida y trepidante en la que cuatro personajes llaman profundamente la atención: un robot, menos robot que sus demás compañeros: de ahí su fracaso. Don Nicomedes, el profesor convencido de una escuela viva, que prepara para la vida a todos (incluido a él); el tío Cosme, mudo y albacea de la tradición ancestral del pueblo. Y Jacobo, el soñador, un muchacho que evoca un mundo muy distinto al que le ha tocado vivir y en el que los padres no tuvieran la necesidad de emigrar.
José Antonio del Cañizo plantea temas tan importantes como la necesidad de la lectura, de la imaginación y del diálogo. Desde este relato hace una gran labor en pro de la ecología y muestra una preocupación social tan densa y explícita que casi se acercaría a otra especie narrativa: la novela social, porque a través de las aventuras, ficciones y fantasías, el niño se cuestiona, entre otras cosas, la libertad del hombre frente a un mundo en el que querían dominar los robots.

PROPUESTAS DIDÁCTICAS
1. Subir a las ruinas de un castillo, comentar su historia, por qué se construían, cómo se hacían, partes de que constan, quiénes eran sus dueños, qué pasó durante la Reconquista, en qué consistía el Feudalismo, etc. Después se procedería a la representación de una batalla, sin olvidar la referencia a los bellos romances antiguos y a la forma de expresión que por aquella época se utilizaba.
2. Visitar una granja y participar en las actividades que sean posibles: dar de comer a las gallinas, recoger huevos en los gallineros, ordeñar a las vacas, sacar las cabras, ver parir a los animales, etc.
3. Pasear por el campo y buscar lo necesario para hacer un herbario. Apreciar el sonido de los pájaros, identificar los cultivos... Ir a coger leña, brevas, algarrobas, almendras, moras, etc.
4. Hacer una colección de minerales.
5. Trabajos manuales. Si hay niños extranjeros en clase, sus tareas podrían estar relacionadas con la cultura del país del que proceden. El profesor explicará que hubo una época en que muchos españoles, sobre todo del Sur, tuvieron que emigrar hacia el Norte en busca de trabajo, a menudo en condiciones duras. El día de la exposición, cada alumno hablará durante unos minutos del tema de su trabajo y el resto de la clase podrá hacer preguntas al respecto. Se premiarán los tres mejores.
6. Localizar en el texto: interjecciones y exclamaciones, expresiones campechanas y típicas del habla popular. También podrían añadir otras que los alumnos recuerden y hacer comparaciones con el lenguaje formal.
7. Contrastando con la época antigua, hacer un ejercicio de reflexión sobre el futuro que nos aguarda, utilizando el debate como herramienta metodológica. Por ejemplo: la mitad de la clase defenderá La Escuela y la otra mitad Internet. Habrá moderadores, personajes adecuadamente caracterizados que afirmen la defensa de cada grupo, periodistas, fotógrafos, etc.